Inicio Temporadas Personajes Ganaderías Los Encinos

Los Encinos


Don Eduardo Martínez Urquidi (representante)

San Cirilo

Pedro Escobedo, Querétaro

San Cirilo

Verde, rosa y azul

1990

Con una gran afición que trae en la sangre don Eduardo Martínez Urquidi realizó su sueño de ser ganadero de toros bravos y fundó su casa ganadera en el año de 1990, en el mismo sitio donde ahora se encuentra asentada con 63 vacas procedentes de la sangre de Saltillo vía don Antonio Llaguno, 37 de la ganadería de San Martín, 19 de Tequisquiapan, 3 de Garfias, 3 de Teófilo Gómez y 1 de Valparaíso, así como dos sementales de San Martín, fue de los primeros ganaderos en traer sangre española en noviembre de 1996 a la par de San Martín y San José, trajo 20 hembras y 3 machos, en 1997 trajo 7 vacas y le compró a San Martín 8 vacas más con el hierro de Paco Camino, sosteniendo el encaste de Saltillo el cual considera el mejor de la cabaña brava. Cría un toro muy en el tipo del toro bravo mexicano, con calidad, recorrido y temple, de finas hechuras, manos bajas, pitones delgados y muy blancos y de cabos bien presentados. Lidió por primera vez el 18 de enero de 1995 en Puerto Vallarta, Jalisco, en un mano a mano, con cuatro novillos para la despedida de novillero de José María Luévano que cortó dos orejas y Fernando Ochoa que también cortó dos apéndices. Envió su primera corrida de toros a San Luis Potosí el 20 de noviembre del mismo año con seis toros para Mariano Ramos, Jorge Gutiérrez y Miguel Lahoz. Se presentó en el Distrito Federal en la Monumental Plaza de Toros México el 30 de enero del 2000 con seis toros para Guillermo González "Chilolo", Uriel Moreno "El Zapata" y Enrique Espinosa "El Cuate" llevándose el galardón del mejor encierro de la temporada y el domingo 3 de diciembre en la misma Plaza México, Eulalio López "El Zotoluco" indultó al bravo toro “Romerito”, No. 115, cárdeno bragado, alternando con Enrique Ponce que en dos faenas trepidantes cortó cuatro orejas a “Vinatero” y “Peluquín”. Empezando de la nada y luchando a brazo partido apoyado por su mujer e hijas levantó la ganadería, con afición y entrega encamina sus esfuerzos a colocar su casa en una de las de mayor categoría en México.