Inicio Noticias Reseñas Oreja por coleta para Fonseca y Gutiérrez

Oreja por coleta para Fonseca y Gutiérrez

Grato sabor de boca dejaron los novilleros Isaac Fonseca y Héctor Gutiérrez en el primer Duelo Taurino de "Soñadores de Gloria" que se celebró en la Plaza México, y lo hicieron tras cortar oreja por coleta, en un festejo donde se lidió un buen encierro de la ganadería de Las Huertas de la que destacaron por su juego dos novillos. El novillero potosino Ricardo de Santiago, triunfador de la temporada pasada, no tuvo la posibilidad de tocar pelo debido a las fallas con la espada, sin embargo, tuvo firmeza en su lote.

El novillero Ricardo de Santiago con su primero tuvo una actuación importante, estando por encima de las opciones que tuvo el novillo de Las Huertas. Conectó con el respetable con muletazos por pitón izquierdo que tuvieron lucimiento y temple, intentando también por la diestra, donde el novillo protestó, rebrincando y desluciendo en el encuentro. La faena se desarrolló en la cercanía de las tablas, dejando voluntad y conocimiento, robando muletazos de gran valía. El novillo que se quedaba corto prendió al potosino de fea manera, reponiéndose para regresar a la cara del ejemplar de Las Huertas y dejar los últimos muletazos. Silencio tras aviso.

El segundo del festejo llevó por nombre“ Ahijado”, de 386 kilos, al que Isaac Fonseca recibió con larga cambiada de rodillas para después saludar con lances a pies juntos, duelo de quites se vivió entre Isaac Fonseca y Héctor Gutiérrez. Brindis sentido del michoacano a la distancia para el diestro Sergio Flores, quien se recupera del fuerte percance sufrido el pasado viernes en San Luis Potosí. Buenos momentos dejó Fonseca, que con gran actitud estuvo sobrado de voluntad ante un novillo que mostró complicaciones. Certero con la espada cosechó una oreja tras la petición.

“Campero”, de 360 kilos, fue el tercero del festejo, tocando en suerte al novillero hidrocálido Héctor Gutiérrez que toreó con suavidad con el capote, entrando en un quite por chicuelinas Ricardo de Santiago. Brindó la muerte de su novillo al equipo médico de la Plaza México que encabeza el Dr. Rafael Vázquez Bayod. Solvencia y técnica reflejó Gutiérrez en su trasteo muleteril, pases firmes ante la fijeza y calidad que tuvo el de Las Huertas, se recreó con muletazos de calidad en series derechistas; dejó la muleta en la cara y lo fue metiendo, dejando trazos con tersura. Aunque se llevó una voltereta, fue a más, para seguir toreando en una faena por el pitón derecho que no pudo coronar con la espada. Escuchó palmas, mientras que el novillo fue aplaudido en el arrastre.

Con el segundo de su lote, de nombre, “Fuerza Sergio”, de 410 kilos, Ricardo de Santiago volvió a dejar buen sabor de boca, valor y variedad con el capote, llevándose una fea voltereta cuando realizó un quite por caleserinas. Cubrió con verdad el segundo tercio, y tras dirigir una palabras deseando la pronta recuperación del diestro Sergio Flores en el brindis, realizó un faena con destellos de calidad ante un novillo que tuvo movilidad. Falló con la espada para ser silenciado.

Isaac Fonseca, con el quinto de nombre “Cantador”, de 395 kilos, salió convencido y con decisión, y por ello lo esperó a porta gayola, para dejar después la variedad con el capote. En la muleta, sentimiento y clase en los primeros pasajes cuando comenzó a correr la mano derecha, ligando las primeras series que tuvieron eco en los tendidos. También por naturales nos permitió ver su evolución en el ruedo de la Plaza México, llevando el engaño con los vuelos y aprovechando la buena condición del novillo, toreando con ritmo, dándole distancia y tiempo.

“Don Gonzalo”, fue el cierra plaza con el que Héctor Gutiérrez toreó con parsimonia con el capote y con la muleta, tras brindar al respetable, acompañó el trazo con la cintura, construyendo una faena con técnica y oficio, cuajando derechazos templados y de clase. Apostó también por llevarlo por el pitón izquierdo, echándole abajo la muleta, dando el trazo largo, rematando con el de pecho en una serie en la que transmitió a la afición con fuerza. El toreo en redondo también formó parte de este trasteo que fue a más, terminando por romper, por manoletinas el colofón del hidrocálido que mató de gran estocada para cortar una oreja. Al finalizar el festejo compartió la vuelta al ruedo con el ganadero Rodrigo Barroso.