Inicio Noticias Reseñas Oreja de valía para Diego Silveti

Oreja de valía para Diego Silveti

El diestro guanajuatense Diego Silveti se convirtió en el triunfador de la primera Corrida Guadalupana celebrada este sábado en la Plaza México, y lo hizo tras el corte de una oreja de peso y pundonor realizada al sexto del festejo, de nombre “Dije”, de la ganadería de Santa María de Xalpa. Silveti estuvo valiente y esforzado, dando ese extra que se requería para no irse de vacío en una tarde de gran responsabilidad ante la afición capitalina.

Silveti hizo vibrar con un vistoso quite por saltilleras, cambiando el viaje del toro para después, con firmeza iniciar su trasteo muleteril con péndulos que evocaron los olés con mucha fuerza. El toro tendió a buscar su refugio en las tablas, y aún así, Silveti estuvo ahí para con la muleta firme ligar muletazos de mucho poder, destacando también con pases al natural, acompañando su interesante labor con pases en redondo, además de pintureros adornos como el desdén. Con una faena hecha en la que terminó por imponerse el pundonor del torero, Silveti dejó una gran estocada para cortar así tras la fuerte petición una oreja.

Quien volvió a ratificarse en la Plaza México fue el diestro potosino Fermín Rivera con el primero de su lote, “Don Pepe”, de nombre, de 528 kilos, de la ganadería de La Joya. Buen saludo capotero por verónicas tuvo Rivera que en su trasteo muleteril firmó una faena que construyó a base de solvencia y oficio, estando siempre colocado en el sitio correcto. Por el pitón izquierdo, ante un toro de poca fuerza, Rivera extrajo naturales con despaciosidad, con el temple y mando, sin embargo, la espada lo privó de la posibilidad de cortar una oreja, saludando en el tercio.

El diestro queretano Octavio García “El Payo”, firmó momentos de gran valía con el toro de nombre “Grandeza”, de Santa María de Xalpa, primero de su lote, un toro muy justo de fuerza con el que los detalles con el percal tuvieron buena manufactura. Toro manso y además con peligro. Esfuerzo enorme y a raudales del torero que no se dejó nada. Mató al segundo viaje y se llevó la palmas.