Inicio Noticias Reseñas Manzanares corta la primera oreja de la Temporada Grande

Momentos de clase y calidad

El diestro alicantino José María Manzanares cortó la primera oreja de la Temporada Grande 2016-2017 “Pasión hecha a mano”, en la Plaza México, y lo hizo, tras una faena con momentos de calidad y clase con el segundo de su lote que llevó por nombre “Contador”, de la ganadería de Bernaldo de Quirós. Por su parte, “Zotoluco”, y Alejandro Talavante, firmaron también instantes de valor y verdad con los toros que en suerte les correspondieron en la corrida inaugural de una prometedora temporada. 

“Nube Roja”, de 540 kilos, abrió la Temporada Grande, tocando en suerte a “Zotoluco”, quien buscó el lucimiento con el capote, y con la muleta se estrelló con un astado de poca fuerza al que le extrajo momentos muy templados, teniendo como base su oficio y conocimiento. Continuó con derechazos de pundonor y verdad, siempre buscando alargar el trazo, firmando así momentos aislados pero de un peso importante ante la afición. Mató al segundo viaje, y escuchó palmas.

Con su segundo, “Greco”, de 508 kilos, “Zotoluco”, recibió al cuarto de la tarde con una larga cambiada de rodillas, y después, en los medios, con firmeza y determinación ejecutó un vibrante quite por chicuelinas. Con la muleta, inició de hinojos su trasteo en la cercanía de las tablas, para después comenzar a estructurar una faena en la que volvió a plantar cara, con series que tuvieron muletazos muy firmes por el pitón derecho. Falló con la espada y terminó por escuchar un aviso y retirarse en silencio.

José María Manzanares, con su primero, "Pardo", de 515 kilos, jugó los brazos con cadencia y naturalidad en el saludo con el capote por verónicas. Un toro noble, pero de fuerza justa que permitió al torero alicantino ligar series reunidas con calidad y temple por el pitón derecho, llevándolo muy templado. Por el izquierdo, también logró extraer muletazos con hondura y trazo largo, toreando con ritmo, reposo, y entonado. Mató al primer viaje, y aunque se tuvo ligera petición de oreja, todo quedó en una salida al tercio con mucha fuerza.

Con “Contador”, de 522 kilos, el quinto de la tarde, Manzanares ha destacado con la pureza de su toreo, dejando una faena plagada de instantes artísticos, sobre todo cuando llevó la muleta con la mano muy baja y cuajó derechazos con profundidad y hondura. El temple de su toreo también brotó cuando con suavidad y exquisitez toreó al natural muy templado, acompañando el trazo con la cintura y deletreando prácticamente los trazos artísticos. Pulso y empaque acompañaron la faena de un inspirado Manzanares que mató al primer viaje para cortar así una oreja como premio a la obra trazada en la corrida inaugural.

Por su parte, el torero extremeño Alejandro Talavante, con su primero, “Oro Viejo”, de 514 kilos, dejó instantes plagados de la magia de su toreo cuando ligó muletazos por el pitón izquierdo, siendo pocas las posibilidades debido al poco juego de su toro. Mató al primer viaje para ser silenciado.

“Balzac”, de 510 kilos, el cierra plaza y segundo del lote de Alejandro Talavante, fue un toro que no ofreció mayores posibilidades; con la muleta, pases aislados, con calidad, imponiéndose en todo momento el torero que volvió a dibujar su clase cuando tomó la mano con la mano izquierda. De principio a fin lo intentó; se retiró entre el silencio de la afición capitalina.