Inicio Noticias Reseñas Emotiva despedida para Rodrigo Santos

Emotiva despedida para Rodrigo Santos

Rodrigo Santos se despidió con un triunfo de la afición capitalina que respaldó por más de tres décadas su carrera profesional. El también llamado “Centauro Potosino” cortó dos orejas y conquistó la salida en volandas de la Plaza México, convirtiéndose en el máximo triunfador de la expectante Corrida de Rejones en la que también destacó la actuación del rejoneador Emiliano Gamero que cosechó una oreja, mientras que Jorge Hernández Gárate dejó muestra del buen momento que vive, destacando la vuelta al ruedo que dio con el primero de su lote.

La Corrida de Rejones que regresó después de 20 años de ausencia a la Plaza México, tuvo diversos matices, destacando el valor y empeño de los tres rejoneadores que terminaron por imponerse al juego de los astados de Rancho Seco. Rodrigo Santos, que ya había firmado una valerosa actuación con el primero de su lote, tuvo férrea disposición con su segundo, “Buscalindes”, que pesó 502 kilos, al que toreó siempre yendo a más y pisando terrenos comprometidos. Acertó con el rejón de muerte y por ello, tras la fuerte petición, fue premiado con el corte de dos orejas, dando una sentida vuelta al ruedo acompañado de la notas de las Golondrinas que enmarcaron su despedida de este escenario.

Jorge Hernández Gárate, que llegó refrendando su sitio como líder del escalafón nacional de rejoneadores, tuvo pocas opciones con el primero de su lote, pero su empeño lo llevó a dar una vuelta al ruedo. Con su segundo, se topó con un toro de mayor movilidad que le permitió el lucimiento. “Intruso”, de 478 kilos, fue el cuarto del festejo, con él tuvo técnica y oficio, demostrando que el tiempo le ha dado madurez. Buscó hacer el toreo con calidad ante un toro con mayor empuje que le permitió lucir en las banderillas, sin embargo, no tuvo suerte en la ejecución del rejón de muerte, por lo que se retiró entre palmas.

El tercer acartelado, el rejoneador Emiliano Gamero, cortó la oreja a su primero, “Berrinche”, de 472 kilos, con el que firmó momentos de mucho brillo, toreando de costado, con temple y firmeza. Montando a “Leyenda”, también lució y con “Presagio”, solventó la colocación de una banderilla al violín, cerrando su brillante actuación con las banderillas cortas, además de que estuvo certero en el rejón de muerte.

En esta Corrida de Rejones se tuvo un gran duelo entre los forcados Mexicanos y Mazatlecos, quienes destacaron en sus respectivas pegas, sobresaliendo lo realizado por los forcados Tonatiuh Laison, y René Tirado, que recibieron como recompensa la ovación de pie de parte del respetable.