Inicio Noticias Reseñas Cumbre de Morante de la Puebla

Cumbre de Morante de la Puebla

La segunda corrida de la Feria Guadalupana dejó muestra de la clase que atesora Morante de la Puebla, quien firmó una gran faena al toro “Peregrino”, de la ganadería de Teófilo Gómez, que además mereció el arrastre lento. Tarde cumbre es la que dejó el torero de la Puebla del Río, que nuevamente ha cautivado a la afición capitalina, esta vez con el aroma de su pureza y clase, para salir a hombros y cruzar la Puerta del Encierro del Coso de Insurgentes.

Fue con el segundo de su lote, un toro con nobleza y calidad de Teófilo Gómez, con el que Morante acompasó por ceñidas chicuelinas su saludo capotero, y con la muleta, toreó con ritmo, y temple por ambos pitones, alargando siempre el trazo, y buscando imprimir el privilegiado temple que atesora. Trazos acompañados con la cintura ligó por el pitón derecho, y por el izquierdo, también pudo torear al natural, dando así continuidad a la obra que hoy llevó por nombre Morante de la Puebla. Mató de gran estocada y por ello la petición fue mayoritaria, por lo que cortó dos orejas.

José María Manzanares también alcanzó momentos de gran nivel con el segundo de su lote, “Romanillo”, un toro de poca fuerza al que le extrajo muletazos de pundonor, siempre en ese nivel de figura del toreo. Derechazos asentados, y deletreados, y por el izquierdo extrayendo hasta la última gota. Tras la firmeza mostrada, Manzanares recogió la ovación en el tercio, siendo así reconocido por la afición.

Esta tarde también marcó la confirmación de alternativa de Gerardo Rivera que con los toros que le correspondieron en suerte tuvo voluntad, y variedad. Con el primero de su lote “Agua Clara”, Rivera se fue con decisión para recibirlo a portagayola, para destacar también con el quite que ejecutó por saltilleras. Tres buenos pares de banderillas dejó al cubrir el segundo tercio, y ya en el comienzo de su trasteo que brindó al respetable, comenzó de rodillas, para después, de pie, hacer una faena por ambos pitones que no pudo coronar con la espada, saludando en el tercio.