Inicio Noticias Reseñas Convincente actuación de Miguel Aguilar

Convincente actuación de Miguel Aguilar

El novillero hidrocálido Miguel Aguilar se alzó como el triunfador del segundo Duelo Taurino de "Soñadores de Gloria", y lo hizo tras cortar dos orejas en una tarde en la que confirmó su evolución y buen paso. Aguilar mostró sus buenas maneras con la faena al novillo “Torero” de la ganadería de Caparica al que desorejó para salir a hombros y así conquistar la gloria en la Plaza México. Juan Pedro Llaguno se mostró voluntarioso y firmó destellos de calidad para ser aplaudido en su lote, mientras que Tato Loaiza fue silenciado en su primero y cosechó palmas con el cierra plaza. Destacaron los novillos lidiados en primero y segundo lugar, que fueron aplaudidos en el arrastre.

Fue con el novillo que abrió plaza de nombre “Sergio”, de 380 kilos, con el que Juan Pedro Llaguno se recreó por verónicas con el capote para después enfrentarse en un duelo de quites con Miguel Aguilar, dejando ambos la variedad y vistosidad. El queretano llegó con sobrada actitud a cubrir el segundo tercio, destacando en el par que colocó al quiebro. Brindó su actuación al respetable y dejó un trasteo en el que destacaron los pases de poder, dejando lo mejor por el pitón derecho. El novillo del hierro de Caparica tuvo recorrido y calidad, cuajando también naturales de valía; falló con la espada para ser reconocido con las palmas del respetable. Con su segundo “Valiente”, de 430 kilos, tuvo pocas opciones, estando voluntarioso; escuchó palmas.

Miguel Aguilar dejó una firme actuación con el segundo de la tarde de nombre “Va por ti”, de 388 kilos, con el que tuvo un solvente inicio de faena con doblones, toreando después con reposo, estético y acompañando el trazo con la cintura ante un novillo que le permitió cuajar trazos con profundidad y clase por ambos pitones. La espada le privó de la posibilidad de cortar pelo, quedando en una valiosa salida al tercio, mientras que el novillo fue aplaudido en el arrastre.

Aguilar volvió a dimensionar su toreo con “Torero”, de 427 kilos, el quinto del festejo al que recibió con larga cambiada de rodillas, bregándolo después con mucha técnica y oficio. Brindó su faena con la muleta al matador de toros en retiro Eulalio López “Zotoluco”, para dejar después una actuación de empaque y torería, imponiéndose a la complejidad que mostró el de Caparica al que terminó por someter. El novillero sin duda convenció no sólo a base de sus buenas maneras, sino también por la solvencia y facilidad, siempre llevando de la mano una sobrada actitud. Tras una estocada certera logró cortar dos orejas.

El tercer espada, el michoacano Tato Loaiza, mostró voluntad con su lote, sin embargo, no pudo secundar el importante triunfo conseguido en la temporada pasada. Fue aplaudido en su lote.