Inicio Noticias Reseñas Castella abre la Puerta del Encierro

Castella abre la Puerta del Encierro

Sebastián Castella se convirtió en el máximo triunfador de la decimosegunda corrida de la Temporada Grande y lo hizo tras una gran faena al toro "Arbolero", de la ganadería de Los Encinos que además fue premiado con el arrastre lento. De esta manera, Sebastián Castella tuvo un afortunado reencuentro con la afición capitalina.

La tarde también estuvo marcada por la entrega y buen toreo del queretano Octavio García "El Payo", que tuvo una firme actuación con el lote que en suerte le correspondió, cuajando naturales de calidad con el primero de su lote, sin embargo, las fallas con la espada no le prometieron tocar pelo, llevándose el reconocimiento del respetable. 

En el marco de esta importante corrida que tuvo una gran entrada en los tendidos, quien también tuvo la oportunidad de cortar una oreja fue el diestro peruano Andrés Roca Rey que con su primero dejó muestra del valor y la variedad, estando certero con la espada. Esfuerzo encomiable del joven diestro en su segundo, con el que dejó instantes de entrega, lo mismo con el toro de regalo. 

La faena de Castella dejó muletazos plagados de hondura y clase, gracias también a la buena colaboración del toro de Los Encinos. Sobriedad con el capote y lucimiento con el quite para dar paso a una faena con tandas en las que alargó el trazo, toreando con la mano muy baja, con pulso y temple para rubricar con certera estocada, asomándose en los tendidos los pañuelos, para que así el Juez de Plaza, concediera dos orejas. 

"El Payo", dejó los mejores momentos con el toro de nombre "Pasturero", primero de su lote al que toreó con parsimonia con el capote, acompasado y acompañando con la cintura, fue como el queretano construyó su faena, con naturales deletreados, y de buen ritmo. Falló con la espada y escuchó palmas de parte del respetable que disfrutó su actuación.

"Caporal", de 518 kilos, permitió a Andrés Roca Rey, mostrarse con el capote y la muleta, dejando momentos de gran valía, que pudo coronar con una certera estocada que le valió el corte de una oreja. 

Quien también ha firmado una destacada actuación es el rejoneador Jorge Hernández Gárate, quien lidió a un buen ejemplar de la ganadería de El Vergel, al que templó y colocó con lucimiento las banderillas, destacando la banderilla que colocó al violín. Los mejores momentos los firmó montando a "Valladolid"; la ración de acero que dejó no fue suficiente para dar muerte al toro, por lo que hizo uso de la espada corta. Palmas para el caballista.

Compra tus boletos